Decapar

Decapar

Decapar con productos químicos. Cómo manejarlos y sacarles todo el partido

Los decapantes químicos tienen muchos defensores, por ser efectivos, rápidos y llegar fácilmente a todas partes.

Los decapantes químicos son viejos conocidos para el aficionado al bricolaje y la restauración.

Aunque están al alcance de cualquiera, su uso no es tan simple como parece. Solamente si nos atenemos estrictamente a una serie de pautas y consejos de utilización podremos sacarles el máximo posible y rentabilizar su compra, ya que no son precisamente económicos.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que se trata de productos químicos agresivos para la piel, los ojos y las vías respiratorias.

Es fundamental evitar que entren en contacto con la piel y utilizarlos únicamente en estancias con las ventanas abiertas o al aire libre. Por otra parte, para aplicarlos lo mejor es emplear brochas duras y baratas, o viejas, ya que el decapante corroe las cerdas rápidamente.

Modo de empleo como decapar

Como norma general, el producto se aplica de manera abundante sobre la superficie a decapar y se deja actuar. Si el acabado no es muy grueso, se reblandecerá progresivamente.

La señal de que el producto comienza a actuar en profundidad es el rizado o arrugado de la superficie decapada. Entonces, espera unos minutos más y levanta la capa con una espátula o con un raspador.

Si no has obtenido ninguna reacción después de 15 minutos, los especialistas aconsejan dar una segunda capa de decapante sobre la primera y dejar actuar de nuevo.

Esta nueva carga de producto reactiva la acción química para penetrar más en profundidad. Cuando la pintura o el barniz estén levantados, retírala con el canto de una espátula o similar; los restos puedes eliminarlos con un cepillo.

Los nuevos productos para decapar

Las marcas más conocidas proponen una nueva generación de decapantes químicos. Sus fórmulas han logrado mantener una eficacia semejante a los decapantes anteriores; sin embargo, los tiempos de reacción se han alargado sensiblemente.